sábado, 18 de marzo de 2017

Demencia

Viernes 17 de Marzo, 7 meses de tus besos...
Estoy gestando una bestia que se alimenta de malos recuerdos.

El otoño tenía un color grisáceo, unas hojas amarillas como las rosas de su balcón y un alma vacía casi en ruinas. Pasé mis tardes pensando dolida, intentando escribir poesías con el fin de  evitar recordar el daño que sentía. Escucho música clásica, pues nunca necesité palabras para vivirla.
Sobreviví a este invierno frío, expuesta a las estalactitas de los recuerdos. Sentí el dolor cuando éstas masacraron mi mente y profundas indagaron hasta la fuente, de todos mis sentimientos.
He aprendido a caminar sola sin tener la necesidad de buscar a un amigo para salir a sentir el viento en mi piel, observar las olas romper en la orilla tras un largo camino y posteriormente verlas morir con furor sobre la dura arena.
Esta noche será la última vez que sienta, porque siento que no siento nada.
Esta noche será la última vez que​ crea,
en que las sirenas provocan las mareas.
Será la primera noche que mire tus oscuros ojos y no me duelan tus pupilas, cuando afiladas se claven en todas las heridas.
No me duele saber que por mucho que veas no me vas a ver.
Seguiré escuchando tu guitarra al mirar tus salvajes manos.

Mi inspiración no es una musa, sino una bestia con mente demoníaca y físico atractivo.
Es Edward Cullen con su lengua rota y cuerpo de vampiro.

Dicen que el tiempo todo locura  lo cura..




El tiempo no cura nada,
he vuelto a llorar tras tu llegada.

sábado, 11 de marzo de 2017

Una hoja de naranjo

Soy la hoja de un naranjo granadino, que vuela contra marea buscando encontrar su camino.
He atravesado nubes de tormenta y traspasado arcoiris de ensueño.
He probado unos labios picantes como la menta y llorado bajo la tenue luz del invierno.
Escribí versos en prosa, le canté nanas a los caballos, tiré botellas al mar y recogí miles de conchas.
Amé con el corazón; aprendí que no amé nada.
Ahora sé de donde son mis raíces.
Vuelo más alto que antes, lucho contra gigantes y sueño, con llegar al desierto de nieve en Granada, dormir bajo las  luces estrelladas de Sierra Nevada, beber agua de esa mágica fuente con leones y despertar.. en el paraíso de la Alhambra embrujada.
Despertar.. con el encanto de sus ojos moros que me absorben como a ti, 
la magia nazarí.


 Fotografía tomada por Iván Ferrero.
       Federico García Lorca: " por el agua de             Granada, solo reman los suspiros".

jueves, 9 de marzo de 2017

Sentimientos en flor

La lluvia caía como agujas sobre la sucia carretera. Me encontraba en una calle vacía, oscura y con un chico. Es uno de esos tristes recuerdos que guarda la memoria con cariño, ya que gracias a lo sucedido mejoraste como persona.
Tenía trece años y acaba de besar a un chico por primera vez. Ni siquiera le quería. Mis amigas pasaban parte de su tiempo libre en comerme la cabeza; unas auténticas abejas que hacían de mí su colmena. La típica edad donde tu mayor aspiración es besar, querer y ser querido.

Llovía muy fuerte y él me besaba bajo la lluvia. ¿Es perfecto verdad? No, la verdad es que es realmente triste. Mis sentimientos debieron marchitarse del todo cuando pasaste. Tus ojos se encontraron con los míos y no me viste. Yo no dejaba de mirarte, porque estabas genial ¿sabes?
Tan sólo un instante y el tiempo se detuvo. Una simple mirada tuya hizo que el chico a quién besaba se lo tragara la tierra. Sólo estabas tú y mis aceleradas pulsaciones. En medio de la carretera, mojado y solo; bajo la capucha gris de tu sudadera se escondía la cuna de toda inspiración.
Entonces sentí todo.
Olí tu perfume, exótica fragancia que inundaba mis pulmones. Recordé el lunar de tu brazo, ese que tanto me gusta.
Sentí mi plano pecho vaciarse, como el tintero de Nach. Supe que había sido una inmadura.. no debí dejarte ir. Incluso sentí amor. Quería que fueses tú el chico que besaba aquella noche bajo la lluvia.
Gracias a ti ahora soy la chica que hace tres años quería ser. Guardo ese recuerdo con mucha dulzura, aunque el amor que sienta ahora sea diferente.
Ahora he aprendido a sentir.
Siento haberte hecho daño cuando merecías tener un trono en el Olimpo.
Te quiero Chris.


domingo, 19 de febrero de 2017

Áyax el Grande

No me importaría ir al infierno, si tus enfurecidos ojos me queman al vernos.
La frecuencia de mis latidos aumentan como látigos. Tu voz, más adictiva que el puto tabaco.
Mi cantidad perfecta de heroína.
Dicen que mi locura es peor que la de Ayax, yo les respondo que mi apellido granaino es Raya.
Claro que estoy loca, si me pierdo cada noche es los versos que escupen tu boca.
Él es pura inspiración; en el Olimpo de las musas le tratan como a un dios.
Granada echa de menos su aliento en invierno; tan cálidos como la mañana de un verano en el trópico.
Sus canciones son movidas por el viento, que seca las heridas de su delgado cuerpo. Eres arte, puro talento, voy a comerte empezando por el cuello. La definición exacta de poesía, y la medida precisa de sabiduría en tus versos.
Lucha guerrero en la batalla,
serás recordado como el Gran Áyax.
Escondes tanta rabia,
que esta noche tengo morbo de probar tu negra labia.
¿Jugamos a la guerra de troya?
Méteme el caballo y gritaré tan alto, que te quedarás más sordo que Goya.
No importa tu cuerpo, son el secreto de tus pensamientos, los que me atraparon con tanto misterio.


 "Recoge mi cuerpo como si fuese Aquiles,
he perdido la batalla de tus labios."

martes, 14 de febrero de 2017

Pandora

Deja de jugar cielo, que esta musa fue la inventó el juego. Tócame como si fuese un arpa, mi cuerpo chico, será la trampa.
No tengas miedo y lame mi cuerpo despacio. Aprovecha la situación antes de que te rompa en pedazos.
¿Sabes quién es Pandora?
Es la diosa de mi tierra a la que todos adoran. Ella juega con sus títeres y les masacra con tijeras. Esta noche de un tal Rafa se comió la cabellera. Le arrancó el pelo a jirones, y con sus ojos fabricó unos botones. Los usa de pendientes para horrorizar las mentes de sus nuevos sirvientes.
Con desprecio fue sumisa, esclava de unos sentimientos que crecían deprisa.
Tanto odio acumuló la chica, que una noche de ventisca salió a la calle y caminó por la carretera sensual. Desfilaba un vestido negro bestial, tan pegado que marcaba sus curvas como la piel mis venas. Sus pendientes anticristo le colgaban hasta el cuello. Cuello que un día él quiso. Sus ojos enfurecidos abrían paso al infierno que escuchaban sus oídos. Con rabia la mujer se hizo con una caja y liberó todo el mal sobre sus pies.
Dicen que sólo quedó de ella la esperanza.
Pandora abrazó la caja vacía como su alma. Esperanza, ella nunca creyó en falsas alarmas. Su dios es una balanza y su diosa la venganza.
La piel de Pandora es pura escarcha. Sus pulmones negros son como una mañana sin alba cubiertos por telarañas. Y sus tristes ojos son un mar de tempestades que recorren el río de su espalda.





domingo, 12 de febrero de 2017

Oscuro Parásito

Oía tu guitarra recorrer mi cabeza, cuyas neuronas disparaban feroz cada pieza.

Tu pelo enredado entre mis dedos,
la barba sobre la espalda
desaparecían mis miedos
y todo entraba en calma.

En un instante
todo se esfuma.
Ojalá el cigarrillo algún día
te consuma.

Como el sonido de las olas cuando rompe y deja espuma,
como el humo que fumabas y lentamente me asfixiaba.
Como el tierno invierno
que tanto nos gustaba.

Escuché tu voz perdida en mis recuerdos.
La encontré riendo, mientras torturaba mis sueños.



"Siempre será mayor la raíz,
que el gran Abeto."

sábado, 4 de febrero de 2017

Nunca arranques una rosa

Nuestras mentes son esclavas, sumisas de una sociedad que cada vez está más podrida.
¿Por qué algo tan perfecto y natural como el sexo, está tan sobrevalorado? Porque hay personas que se aprovechan de la piel de otras. Besa su pecho, calienta el torso con su lengua, para un día abandonarle, sin importar que esa noche la luz de sus ojos, estará marchita.
Siempre he tenido miedo de querer a alguien. Regalarle algo tan preciado como mi cuerpo, sabiendo que quizás no sepa apreciar la gruesa curva de mi cintura, sino utilizarla. ¿Cómo voy a entregarme? Si cuando muerdes mi oreja pienso que te avergüenzas de la salvaje naturaleza que esconden mis besos.
Claro que tengo miedo de enseñar mis pechos. Sensible desnudez. No sólo hay demonios en mi cabeza, sino en las de todos los seres humanos. Demonios que tienen sed de daño, aniquilar mentes y arañar, hasta que la sangre cubra toda el brillo de tus labios.
Siempre he soñado con la libertad, sólo que ésta es una utopía más. La oscuridad me atrapó hace un tiempo. Ella supo acariciar mis pétalos con cariño. La noche cubre la ciudad con una fina capa de misterio, que calienta las cicatrices de mi inerte cuello. Las estrellas guían mis sueños, mientras la muerte y su negro cabello, cabalgan sonrientes sobre mi mente.
Y tú,
tú me hiciste fuerte, cuando llenaste de vida mi rostro, 
y ahora lo olvidas para siempre.


     "Las rosas son más bonitas en el jardín
nunca arranques una de ellas,
y mucho menos para esa bella chica
      que nunca florecerá por ti.""