Entradas

Entrada destacada

Seré abstemio al dolor

Imagen
Una vez soñé que estaba perdida en un mar de gente, y decidí hacerme hueco entre la multitud.
Caminé desnuda libremente, poniendo fin a esta esclavitud.
Mis manos nostálgicas pedían volver a verte, y dibujar en tu piel esta canción. Pero se quedaron vacías e inertes, al oír esas palabras salir de tu interior. 
Palabras grabadas en la mente, de un poeta bohemio y sin calor.
Deseaba abrazar unos senos ardientes, una noche de diciembre en Nueva York.
En ese mismo momento un artista se tatuó en la frente: "seré abstemio al dolor"...Aquella noche dos pechos calientes, le rompieron el lienzo de su corazón. 
Durante un tiempo fui una chica ingenua y decepcionada. Negativa pensaba que era una persona fracasada. Atea y sin corona, le lloraba a la luna versos como una loba. 
Me encerré en mí misma deseando no volver a verte.
Comprendí entonces que odiar era de cobardes, no de valientes.
Aprendí entonces a amar a base de golpes, y baños de  agua caliente.




Las rosas también sienten, el duro frío d…

Algunas de mis frases

“Superman no sabía que la Kryptonita estaba hecha de mujer”.
“No hay que competir con los demás, sino con uno mismo”.
“Somos niños que hacen el amor”.

Dafne disfrazada de Isabel

Imagen
Te llamas Isabel pero eres indomable. No te sientes identificada con un nombre, no te dejas marcar por una etiqueta. Tú eres simplemente indescriptible, un verso que quiere bailar libre. Gracias por recordárselo Miriam.
Si alguna vez pequeña, olvidas quién fuiste, recuerda que has vivido siempre con pasión y rebeldía. Y es que todo lo que haces, lo haces con pasión. Cuando te han obligado a hacer algo sin ella, has fracasado. Tu abuela Amparo siempre te decía: “que te gustan las tragedias”. Tenía razón, ¿qué hay de la historia? Sabes que nunca podrás alejarte de ella. Lo más importante, ¿dónde has dejado la tuya? ¿Definirías semejante obra como novela o un relato de ficción?
 Una montaña rusa que pone los vellos de punta, esa eres tú.  Amas con lentitud de forma fugaz. Le robas a los demás suspiros de vida que vuelan, hasta perderse  en tu galaxia. Entre la niebla que impregna tu mente, donde escondes un tesoro tan valioso que ha conseguido absorber toda huella de vanidad. Porque tu i…

Llegaste justo a tiempo, vaquero.

Imagen
Debo ser coleccionista de cortas y apasionantes historias, tan cargadas de emociones que resumo en “magia”. Esta historia unió dos escuelas filosóficas muy distintas; la vitalista y la escéptica.
Unidas por un beso.
El tiempo se está agotando y pasarán quizás años hasta que volvamos a vernos. Pero no olvidaré este relato, tan especial y surrealista, tan jodidamente mágico.   Te haces el duro, mas  me echarás de menos, vaquero. Cuando pases por esa curva donde nos dimos nuestro primer beso, saborees un kinder bueno (como el que me trajiste aquella noche lloviendo), y recuerdes en el pecho mi risa, con mis abrazos y mis te quieros. 








Sueños negros: bulimia retorcida.

Imagen
Camino en dirección a la cocina, abro un estante y cojo un brownie.
Ante el espejo del baño, le doy un mordisco y clavo la mirada en mi expresión de horror.  Sabor a muerte. Mis dientes se tiñeron de negro y comenzaron a caer como pétalos.  Entonces sentí un dolor en el estómago y vomité sobre el lavabo: insectos, gusanos, saltamontes, ciempiés y lombrices mezclados con bilis negra.  Bajé la vista y observé con furor el brownie, incompleto por mi mordisco y putrefacto, con virutas de gusanos blancos que excavaron mi piel como dolorosas agujas. 
Me desperté.
A día de hoy, no he vuelto a probar bocado.


Beksinski nunca le puso título a sus obras.

Sueños negros

Imagen
Escuché cuervos volar tras de mí. Giré la mirada hacia su dirección, cuando la tierra comenzó a temblar.
Los pinos comenzaron a caer uno tras otro.  Tuve un muy mal presentimiento, así que cerré los ojos y me abrazé.  Unos segundos después, alzé la mirada y..  Joder.  Era mi madre. Personificada en Saturno a punto de devorarme.




“Saturno devorando a un hijo”.
Pinturas Negras, Goya.

Diari de somnis

Imagen
De nuevo en una playa. Estoy sentada en una roca mientras un grupo de surfistas, con tez de superhéroes y trajes de neopreno, pasan con sus tablas delante de mí. Se quedan firmes, como si sus pies estuviesen enterrados en la arena. Miran el horizonte nublado a la espera de algo que no hubiese podido imaginar cuando estaba sola.
Las nubes, de forma simétrica, se desplazan a los lados al igual que Moisés cuando abrió las aguas. En el centro del cielo quedó un gran espacio negro y vacío.  Me levanté sorprendida e inconscientemente me coloqué a la vera de aquellos marineros. Estaba desnuda, como la enorme luna que comenzó a salir del agua.  La luna iluminó cada centímetro oscuro del mar y deslumbró a todos los que allí estábamos contemplando tanto esplendor.  Los hombres se tiraron al temido mar con sus tablas y les vi alejarse poco a poco, hasta desaparecer entre la bravura de aquel inolvidable océano.
Tras aquel suceso, caminé hacia una zona de la playa dónde había un gran lago formado …

La leyenda del tiempo

Imagen
A veces lloraré recordando en un instante todo lo que fui, tras haber escuchado alguna canción y ver ante mis ojos, la nostalgia de un recuerdo que guía mi vida.
Te daré un consejo, puedes aceptarlo o aprender por tu cuenta: Una persona madura, no cambia.
Cuando viajo en autobús y escucho esas canciones con un recuerdo o persona diferente, sé que aunque haya madurado sigo sintiendo el mismo dolor.
 Este viernes cogí de nuevo uno de esos autobuses abarrotados de gente. En una parada de Las Cabezas, dos ancianos se sentaron detrás de mí y comenzaron a hablar sobre el amigo de uno de ellos, que al parecer pinta cuadros. La mujer del excelente pintor que describían, había muerto hace unas semanas y éste dolorido dejó la pintura. Más tarde, después de haber comentado el mundo que veían tras el cristal, el pequeño conejito que otro pasajero llevaba y mis trenzas como la mujer de Juan llevaba de joven; dialogaron sobre política e independencia catalana. De un momento a otro salió la figura d…